Gato montés - Felis silvestris Schreber, 1777

Para más información sobre cada apartado hacer click en:

 

Portada

 

Identificación

 

Estatus de conservación

 

Distribución

 

Hábitat

 

Ecología trófica

 

Biología de la reproducción

 

Interacciones entre especies

 

Comportamiento

 

Bibliografía

 

Descargar: Pdf

© Juan M. Varela.

 

Identificación

El gato montés tiene la apariencia de un gato doméstico atigrado de tamaño grande, de unos 540 mm de longitud corporal y una masa corporal que ronda los 3,5 kg para las hembras y los 5 kg para los machos. Es un gato robusto, con patas relativamente cortas y una cabeza voluminosa. Destacan en ella los bigotes densos de apariencia caída, el rostro relativamente plano y el hocico de color carne. El pelaje es en general pardo-grisáceo, con diversas rayas negras distribuídas por cabeza, cuello y extremidades. Una conspicua línea dorsal negra recorre la columna vertebral desde la zona cervical hasta la lumbar, acabando bruscamente antes del comienzo de la cola. Esta última es larga y ancha, de unos 300 mm de longitud, acaba en una borla redonda y negra, pudiendo presentar de tres a cinco anillos negros.

 

Estatus de conservación

Categoría global IUCN (2002): Preocupación Menor LC.

Categoría para España (2006): Casi Amenazado NT.

Especie estrictamente protegida por el Convenio de Berna y la Directiva Europea de Hábitats. En España se encuentra catalogado como “De Interés Especial”.

Aunque sus poblaciones parecen estables, varias amenazas crecientes comprometen su futuro: la destrucción del hábitat, el uso de métodos no selectivos de control de predadores en los cotos de caza menor, y las excesivas densidades de jabalí y ciervo que se alcanzan en las fincas de caza mayor (eliminando a conejos y roedores), reducen significativamente sus efectivos poblacionales. La introgresión de alelos procedentes del gato doméstico (“hibridación”) no parece que sea aún un problema en España, y los efectos que puedan tener sobre la dinámica de la especie las enfermedades contagiosas, así como las intoxicaciones accidentales por la ingesta de agroquímicos, son desconocidos.

 

Distribución

Especie distribuída por toda la Península Ibérica, especialmente en la franja septentrional y la región centro. No obstante, su distribución detallada es desconocida en muchas zonas por la inexistencia de muestreos específicos, aunque podría faltar en el 40% del territorio. Ausente de las islas Baleares y Canarias.

 

Hábitat

Presente en una gran variedad de hábitats, siempre que disponga de un mínimo de refugio y suficiente cantidad de presas. Prefiere medios heterogéneos en mosaico que combinen zonas abiertas donde poder cazar (pastizales, cultivos, barbechos, matorral aclarado), con áreas resguardadas donde descansar y criar a sus cachorros (matorral denso, zonas arboladas, roquedos). Aunque se le consideró típico de medios forestales, su abundancia se asocia más con el matorral que con el arbolado. El gato montés evita especialmente las zonas intensamente cultivadas y los bosques maduros de coníferas sin estrato arbustivo.

 

Ecología trófica

El gato montés se alimenta de toda clase de pequeños y medianos animales, especialmente mamíferos, que aprovecha en función de su disponibilidad en el medio donde vive. Sin embargo, en las zonas donde hay conejo se especializa facultativamente en su consumo, mientras que donde no lo hay se especializa en la captura de roedores (siendo así por tanto un especialista trófico facultativo). Cuando no encuentra ni conejos ni roedores suficientes, complementa su dieta con musarañas, topos, lagartijas, insectos, etc, comportándose como un generalista.

 

Biología de la reproducción

El gato montés entra en celo entre enero y marzo, durando el periodo estral unos 2 – 8 días, aunque pueden existir cópulas hasta agosto. Tras una gestación de algo más de dos meses las hembras dan a luz una media de 3 – 4 cachorros por camada, que puede ser repuesta en caso de pérdida. A los tres meses de edad los gatos ya campean con sus madres, y se independizan antes de la llegada del invierno. Alcanzan la madurez sexual a los 10 meses, y las hembras se reproducen en su primer año.

 

Interacciones entre especies

Los únicos enemigos naturales que los gatos monteses parecen tener son aquellas especies de felinos de mayor tamaño que ellos, especialmente el lince europeo en Europa y el lince ibérico en la Península. Grandes aves de presa pueden capturar ocasionalmente algún ejemplar adulto de la especie.

Por otra parte, el gato montés soporta elevadas prevalencias de diversos parásitos, fundamentalmente del protozoo causante de la toxoplasmosis y de algunos helmintos gastro-intestinales. También puede ser infectado por todos los virus conocidos del gato doméstico, y por otros agentes patógenos.

 

Patrón social y comportamiento

Excepto en la época de celo, el gato montés es un animal solitario. Los machos se mueven por territorios más grandes (hasta 50 km2) que los de las hembras (entre 2 y 6 km2), normalmente con solapamiento inter-sexual. Son generalmente crepusculares, aunque de día también es frecuente que se encuentren activos. Recorren, vigilan y defienden sus territorios, sobre todo las áreas más importantes, y los señalizan con marcas olorosas y visuales: por ejemplo, dejan excrementos expuestos, visibles, a lo largo de los caminos y en lugares conspicuos.

Los gatos monteses cazan al campeo, recechando una presa cuando esta es descubierta, o al acecho, esperando quietos a la presa desde un escondite, hasta que se pone a su alcance.

 

Jorge Lozano
Dpto. Matemáticas, Física Aplicada y Ciencias de la Naturaleza. ESCET
Universidad Rey Juan Carlos. C/ Tulipán s/n. 28933 Móstoles, Madrid

Fecha de publicación: 10-07-2007

Revisiones: 29-05-2008; 3-02-2009

Versión 21-11-2014

Lozano, J. (2014). Gato montés – Felis silvestris. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A. (Ed.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/

 

 

.