Corzo - Capreolus capreolus Linnaeus, 1758

Para más información sobre cada apartado hacer click en:

 

Portada

 

Identificación

 

Estatus de conservación

 

Distribución

 

Hábitat

 

Ecología trófica

 

Biología de la reproducción

 

Interacciones entre especies

 

Comportamiento

 

Bibliografía

 

 

Macho (izquierda) y hembra (derecha) de corzo ibérico. Según Cabrera (1914).  

 

Identificación

Ungulado de pequeño tamaño, de tamaño similar al de una oveja y con coloración uniforme grisácea o marrón clara. Carece de cola. Los machos tienen una cuerna poco ramificada que mudan en la época invernal; se compone esta de un asta central con una punta inferior proyectada hacia adelante y una dirigida hacia la parte trasera del individuo, más alta que la primera. Al tener las cuartos traseros más levantados que los delanteros y andar con pequeños saltos, le confieren además un aspecto grácil. Peso medio: 25 kg.

 

Estatus de conservación

Categoría Mundial IUCN (2008): Preocupación Menor LC.

Categoría España IUCN (2006): Preocupación menor LC.

Es una especie cinegética que se caza en modalidad y fechas que varía según las legislaciones autonómicas.

 

Distribución

Los principales núcleos poblacionales ocupan la Cordillera Cantábrica, Pirineos y los Sistemas Ibérico y Central. Desde ellos se encuentra en proceso de expansión. Reductos poblacionales se encuentran, además, en Montes de Toledo, Sierra Morena, el este de Extremadura y en las sierras andaluzas de Jaén y Cádiz.

  

Hábitat

Se le encuentra en bosques de todo tipo e incluso en aquellas etapas de degradación, como son matorrales o zonas adehesadas. La abundancia varía entre 1,69 corzos/100 ha en pinares a 35 corzos/100 ha en hayedos.

  

Ecología trófica

Consume herbáceas, gramíneas, hojas y brotes de árboles y arbustos. Su dieta muestra variaciones estacionales y geográficas según la disponibilidad alimento. En primavera y verano aumenta el consumo de herbáceas y en otoño de gramíneas. 

 

Biología de la reproducción

En el norte peninsular el celo se lleva a cabo durante el mes de agosto, siendo la paridera en el mes de mayo. En el centro peninsular el celo comienza a mediados de junio y finaliza a mediados de septiembre. La paridera en este caso, es la más temprana descrita para todo el rango de distribución del corzo, ya que comienza a principios de abril y finaliza a últimos de mayo. En las poblaciones andaluzas, los ciclos reproductores parecen ceñirse más a lo que sucede en el norte peninsular.

La razón de la dilación entre el celo y los partos, se debe a un fenómeno denominado diapausa embrionaria o implantación retardada. A los quince días de la cubrición, el desarrollo de la gestación se ralentiza hasta casi su parada durante varios meses; en torno al mes de enero, comienza esta gestación en sus términos normales para que la paridera se lleve a cabo en la primavera. Con esto, las corzas evitan que los corcinos nazcan en los meses de invierno, que es lo que le correspondería a una especie del tamaño de un corzo con un celo en el verano.

 

Interacciones entre especies

El corzo está considerada en algunas zonas europeas, como la especie más consumida por el lobo; tanto es así, que este predador puede llegar a condicionar las densidades en aquellos lugares en los que coexisten ambas especies. No hay que restar importancia a otros dos predadores como son el zorro y el lince.

La competencia con otras especies de ungulados, puede llegar a perjudicar al corzo cuando las densidades de estas crecen por encima de lo que puede considerarse normal, dentro de su medio. Por otra parte, puede incluso beneficiarse el corzo al desarrollarse en el mismo espacio con determinados ungulados, incluso del propio ganado doméstico.

Han sido descritas diferentes especies de parásitos que afectan a los individuos ibéricos.

 

Patrón social y comportamiento

Mayoritariamente los grupos están formados por la madre con sus crías, y ocasionalmente un macho. Es por tanto muy común la presencia de animales solitarios, sobre todo de machos o de jóvenes errantes. Las crías abandonan el grupo familiar a partir de los seis meses pero no más allá del año; a partir de entonces deambularán en busca de un área en la que establecerse.

 

Patricio Mateos-Quesada
Gabinete de Estudio y Gestión Ambiental
C/ Francisco Pizarro, 25
10200 Trujillo (Cáceres)
[email protected]

Fecha de publicación: 4-04-2005

Revisiones: 3-04-2007; 8-08-2008

Versión 28-01-2011

 

Mateos-Quesada, P. (2005). Corzo - Capreolus capreolus. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Carrascal, L. M., Salvador, A. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/