Zorro - Vulpes vulpes Linnaeus, 1758

Para más información sobre cada apartado hacer click en:

 

Portada

 

Identificación

 

Estatus de conservación

 

Distribución

 

Hábitat

 

Ecología trófica

 

Biología de la reproducción

 

Interacciones entre especies

 

Comportamiento

 

Bibliografía

 

 

© J. M. Hernández

 

Identificación

El zorro es un cánido de tamaño mediano y grácil, con el morro alargado y con una franja blanca en su labio superior, orejas relativamente grandes, siempre rectas y con la parte posterior oscura (negra). Los ojos son pequeños y la pupila es vertical. El color del pelaje puede variar entre el pardo-rojizo (el más habitual) hasta el gris. Las extremidades son finas y alargadas con respecto al cuerpo, y los pies pequeños. Sin embargo es la cola larga (70% de la longitud del cuerpo) y con pelo largo acabada en punta con un mechón blanco, uno de los rasgos determinantes que permiten identificar a esta especie. El peso de los ejemplares adultos oscila entre los 3 y 14 kg.

 

Estatus de conservación

Categoría global IUCN (2008): Preocupación Menor LC.

Categoría España IUCN (2006): Preocupación Menor LC.

En España está catalogada como especie cinegética, siendo la caza la causa más importante de mortalidad en estas poblaciones.

 

Distribución

El zorro es común en toda la Península Ibérica y está ausente de las islas Baleares y Canarias.

 

Hábitat

Es una de las especies de carnívoros con mayor plasticidad ecológica, encontrándola en todo tipo de hábitats naturales, incluso se ha adaptado a vivir en ecosistemas urbanos o suburbanos. Así, se la puede encontrar desde desiertos semiáridos hasta la tundra, en paisajes de cultivo y bosques boreales.

 

Ecología trófica

Los micromamíferos, los lagomorfos y la basura representan en España tres cuartas partes de la biomasa consumida, con un gradiente de presas de norte a sur, con mayor consumo de conejo en el Mediterráneo y de pequeños roedores hacia el norte. Otras presas como frutos, reptiles, insectos, lombrices, cangrejos de río y peces completan la dieta del zorro en nuestro país con importancia relativa en función del tipo de hábitat y la época del año. La amplia distribución de esta especie y la diversidad de hábitats donde habita, sumada al comportamiento generalista en la selección de sus presas, tienen como consecuencia un largo listado de especies presas y variaciones en las proporciones e importancia en la diversidad de la composición de la dieta de esta especie.

 

Biología de la reproducción

Con un único período reproductor al año el zorro es una especie monoestra. En las regiones de latitudes medias del hemisferio norte los zorros se reproducen entre diciembre y abril, aunque la mayoría de las cópulas son entre el mes de enero y febrero. El número medio de crías por hembra gestante (tamaño de la camada) está relacionado con la condición física de la hembra (disponibilidad relativa de alimento). El valor medio de crías por camada oscila entre 1 y 12.

 

Interacciones entre especies

En su área de distribución el zorro coincide con varias especies de carnívoros con los cuales solapa sus requerimientos ecológicos. Entre los cánidos convive en simpatría con el lobo, el zorro gris y el coyote. En la Península Ibérica comparte recursos con pequeños carnívoros como el gato montés, la garduña, la gineta y el tejón. Especies como el lince ibérico y el lobo pueden excluir al zorro por comportamientos de agresión que pueden llevar a la muerte de ejemplares.

 

Patrón social y comportamiento

La unidad social básica en el zorro es la pareja, compuesta por un macho y una hembra adultos reproductores, aunque grupos de hasta 6 ejemplares (normalmente un macho adulto junto a un número de 2 a 5 hembras posibles reproductoras) podrían compartir un territorio en función del hábitat. El macho colabora en el cuidado de las crías hasta que estas abandonan la madriguera. La defensa del territorio se realiza mediante una amplia batería de sistemas de marcaje aunque se pueden dar comportamientos agonísticos en los encuentros entre ejemplares de territorios ajenos.

Los ejemplares juveniles abandonan el territorio familiar mediante movimientos de dispersión hasta que encuentran un nuevo territorio.

El período de actividad general se desarrolla por la noche con algunas variaciones debidas a la estación del año y el estado sexual que pueden permitir observar ejemplares activos a plena luz del día.

 

Josep Maria López-Martín
Dirección General del Medio Natural
Depto. de Medio Ambiente y Vivienda
Generalitat de Catalunya

Fecha de publicación: 10-06-2010

López-Martín, J. M. (2010). Zorro – Vulpes vulpes. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Cassinello, J. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/

 

 

.