Garduña - Martes foina (Erxleben, 1777)

Para más información sobre cada apartado hacer click en:

 

Portada

 

Identificación

 

Estatus de conservación

 

Distribución

 

Hábitat

 

Ecología trófica

 

Biología de la reproducción

 

Interacciones entre especies

 

Comportamiento

 

Bibliografía

 

 

Key words: Stone marten, habitat, abundance, status, threats.

 

Hábitat

En cuanto a los requerimientos de hábitat, se puede decir que la garduña es un carnívoro generalista y muy adaptable, habitando desde zonas de montañas a mesetas subdesérticas en Tibet o Mongolia, o bosques de coníferas y bosques caducifolios desde Europa hasta Asia Central. En Europa central, la garduña ocupa bosques caducifolios, bordes de bosquetes o incluso aparece ligada a las viviendas humanas o ciudades donde llega a establecer su guarida en los desvanes de las casas. También habita áreas rocosas, algunas veces encamándose en grietas o hendiduras rocosas (Blanco, 1998; Powell, 2001). Utiliza zonas abiertas (Zabala et al., 2009)1.

En ecosistemas mediterráneos de Portugal la garduña se encuentra tanto en zonas forestales como rurales. Las actividades de alimentación y de descanso tienen lugar lejos de carreteras en parches grandes y complejos de alcornocal, vegetación ribereña, frutales y pastos (Santos y Santos-Reis, 2010)1. En la Serra da Malcata (Portugal) ocupa zonas con abundancia de presas y formadas por parches de Quercus pyrenaica, matorral mediterráneo y pinares (Sarmento et al., 2011)1. En un paisaje fragmentado del centro de Portugal la garduña prefiere bosques maduros y evita las plantaciones de eucaliptos (Pereira et al., 2012)1. En paisajes mediterráneos del sur de Portugal utilizan más a menudo los hábitats ribereños que los bosques (Santos et al., 2016b)2.

En la Serra de Grândola (sur de Portugal), el seguimiento de cinco garduñas radiomarcadas mostró un mayor número de localizaciones en alcornocales densos con matorrales. El segundo tipo de hábitat utilizado fueron los pastizales y en tercer lugar la vegetación ribereña. Las garduñas evitaron los alcornocales abiertos sin cobertura de matorrales (Santos et al., 2016a)2

En el Parque Natural del Montseny se encuentra entre 175 y 1.630 m de altitud (Torre et al., 2009)1. En las montañas del centro de la Península Ibérica, la garduña es una especie principalmente forestal con preferencia por las zonas medias de las montañas (1.200-1.400 m) donde el tipo de bosque más importante es el pinar, y la densidad humana es baja. También ocupa las partes bajas de las montañas donde predominan los encinares, los matorrales mediterráneos y la densidad humana es alta. (Virgós y Casanovas, 1998; Virgós et al., 2000) La estructura del hábitat que ocupa la garduña en estas partes bajas se caracteriza por bosques desarrollados, es decir, árboles de gran altura y matorral denso de porte alto (Mangas et al., 2007). Esta estructura típica de los matorrales mediterráneos, no sólo favorece a la garduña, sino al conjunto de la riqueza de carnívoros (Mangas et al., 2008) así como la presencia de bosques de ribera que son los hábitats más importantes para el mantenimiento de las poblaciones de carnívoros, y por tanto de la garduña (Virgós, 2001). Estas características del hábitat han sido puestas de manifiesto por Santos-Reis et al. (2004) y Matos et al. (2009) en un alcornocal del suroeste de Portugal donde las garduñas usaron los bosques de ribera para sus movimientos nocturnos.

En bosques mediterráneos la garduña utiliza hábitats riparios que le proporcionan agua, presas y regulación externa de la temperatura (Santos et al., 2011)1.

La disponibilidad de madroños (Arbutus unedo) se correlaciona positivamente con la presencia de garduñas. La abundancia de garduñas es baja en zonas de elevada cobertura de árboles y ausencia de madroños (Virgós et al., 2010)1.

En Pirineos se encuentra en bosques mixtos de haya-abeto, pinares, bujedos y casas deshabitadas, alcanzando los 2.000 m de altitud en bosques de pino negro (Vericad, 1970).

En la isla de Ibiza se encuentra en pinares (Köller, 1931).

 

Abundancia

En hábitats no humanizados de Europa central se han estimado densidades de 1 individuo/km2, pero en ciudades se han llegado a estimar entre 4’7 a 5’8 individuos/km2 (Herr et al., 2009b). Se ha estimado mediante foto-trampeo su abundancia en Valdecigüeñas (Badajoz) en 0,24 garduñas/km2 (Jiménez et al., 2017)2.

En España no se conoce el tamaño aproximado ni la tendencia de las poblaciones de garduña, pero no hay indicios de que se encuentre en regresión (Blanco, 1998).

 

Estatus de conservación

Categoría global IUCN (2015): Preocupación Menor (LC) Abramov et al., 2016)2, debido a su amplia distribución, sus grandes poblaciones, su aparición en un numerosas áreas protegidas, y porque es poco probable que esté en declive a una tasa que justifique su inclusión en la categoría de amenazada (Near Threatened, NT). Incluida anteriormente en la misma categoría (Tikhonov et al., 2008).

Categoría IUCN España (2006): Preocupación Menor (LC) (Blanco, 2007).

En zonas agrícolas de Aragón, durante el periodo 1992-2006 se redujo la abundancia de basuras y la disponibilidad de carroñas de ganado; también disminuyó la abundancia de conejo a causa de la fiebre hemorrágica. Sin embargo, no se registraron cambios en los índices de abundancia de garduña (Sobrino et al., 2009)1.

 

Amenazas

Su carácter generalista, en cuanto a la selección de hábitat y hábitos alimenticios, le hace ser más resistente a la reducción de los bosques autóctonos o a los cambios en los ecosistemas (Blanco, 1998; Reig, 2007). Pero la pérdida de los hábitats naturales es una de las principales amenazas para la conservación de las garduñas. Uno de los principales signos de esta pérdida de hábitat es la fragmentación de los bosques que son reducidos a pequeños parches aislados donde la probabilidad de supervivencia es escasa. El tamaño y el aislamiento del fragmento de bosque son las principales características de los bosques fragmentados que afectan negativamente a las garduñas en estos paisajes fragmentados (Gilpin y Hanski, 1991; Virgós y García, 2002; Virgós et al., 2002).

Las plantaciones de eucaliptos influyen negativamente en la probabilidad de presencia de garduñas (Cruz et al., 2015)2.

La mortalidad ocasionada por atropellos es una amenaza importante para las poblaciones del norte de Europa (Reig, 2007) y de la Península Ibérica. En un estudio llevado a cabo en Portugal (Grilo et al., 2009) se ha demostrado que las garduñas tienen una alta tasa de mortalidad por atropellos en autopistas y carreteras. La mayoría de los individuos atropellados son adultos, pero los juveniles muestran una alta vulnerabilidad al ser atropellados en el periodo de dispersión. Las carreteras nacionales con una alta cobertura de alcornoques (Quercus suber) fueron los lugares donde mayor cantidad de atropellos de garduña se produjeron en Portugal.

La conectividad entre dehesas y la mortalidad en carreteras no son independientes. Hay mayor mortalidad en áreas bien conectadas, siendo un factor importante la sinuosidad de las carreteras (Grilo et al., 2011)1. Garduñas radiomarcadas en Portugal cruzaban una autopista 0.97 veces por día. Se acercan a la autopista cuando hay un arroyo próximo y cuando los bordes de la autopista poseen hábitat apropiado. Evitan cruzar en tramos elevados de la autopista (Grilo et al., 2012)1.

La Tabla 1 recoge datos de mortalidad por atropello en carretera1.

 

Tabla 1. Mortalidad por atropello en carreteras de España y Portugal1.

Area

Periodo

M. foina

Nº total mamíferos

Referencia

Portalegre (Portugal)

1996, 2005

3

158

Carvalho y Mira (2011)

España

 

20

9427

López Redondo y López Redondo (1992)

España

1990-1992

36

14644

PMVC (2003)

Asturias

 

10

1528

Barragán Fernández (1992)

Álava

 

1

240

Fernández García (1992)

Barcelona

 

9

308

Babiloni González (1992)

Madrid

 

1

2126

López Redondo (1992)

Badajoz

 

2

841

Gragera Díaz et al. (1992)

Granada

 

1

141

Sánchez Clemot (1992)

 

Otra de las amenazas, relacionada con los automóviles, es debida al hábito de las garduñas de refugiarse en el interior de los motores de los coches, donde muerden y destrozan los diferentes componentes plásticos. Este hecho puede ocasionar heridas o incluso la muerte a las garduñas y justificar su persecución para que sean eliminadas de los aparcamientos donde se producen los daños a los vehículos. Este comportamiento parece estar relacionado con el comportamiento de marcaje de las garduñas urbanas (Herr et al., 2009a).

En España, actualmente, una de las mayores amenazas radica en las capturas de las campañas locales de control de depredadores, por la creencia de que se trata de una especie dañina para la caza menor (Reig, 2007). Pero, en épocas pasadas, además del control de depredadores, la caza de la garduña de Ibiza, para aprovechar su pelaje, pudo ser un factor más que influyó en su extinción (Blanco, 1998).

La garduña disminuye bajo control de depredadores pero el zorro puede aumentar debido a la disminución de carnívoros competidores y a su elevada tasa reproductiva (Casanovas et al., 2012)1. Un estudio sobre el control de depredadores realizado en la Sierra de Montsant (Cataluña) he puesto de manifiesto que el control no selectivo provocó en el primer año en el que se terminó el control un aumento del zorro y disminución de la garduña y del tejón. En el tercer año de estudio sin control, la frecuencia de presencia de la garduña aumentó un 45% en las zonas no controladas y un 330% en las zonas previamente controladas. La recuperación de la garduña tuvo lugar primero en zonas de bosques, después en zonas de matorrales y después en zonas de cultivos (Barrull et al., 2014)1. El control no selectivo de depredadores afecta no solo a la especie objetivo (zorro) sino al resto de carnívoros, entre ellos la garduña. La actividad observada disminuyó en zonas sometidas a control de depredadores en comparación con zonas protegidas (Fernández-López et al., 2014)1.

La garduña es cazada por su pelaje en India y Rusia, e incluso para servir de alimento. En algunos lugares de su área de distribución mundial es perseguida por ser una plaga o por ser un vector de la rabia (Tikhonov et al., 2008). Pero su pelaje carece en la actualidad de interés comercial, por lo que su caza directa es escasa.

 

Medidas de conservación

De un total de 405 carnívoros que cruzaron por desagues bajo una autopista en Portugal, el 20% eran garduñas. Sin embargo, no usan los drenajes cuando hay una profundidad del agua mayor de 3 cm y una cobertura del 70% (Serronha et al., 2013)1.

Un estudio basado en 7 garduñas radiomarcadas examinó los patrones de cruce de una autopista, comprobando que había diversidad de respuestas en sus patrones de cruce mientras que algunos individuos cruzaban por el mismo sitio. Como conclusión, se recomienda el uso de vallas para guiar a las garduñas a los sitios de paso (Ascensao et al., 2014)1.

En España se han designado Zonas Importantes para los Mamíferos (ZIM) relacionadas entre otras especies con M. foina (Lozano et al., 2016)2.

 

Referencias

Abramov, A. V., Kranz, A., Herrero, J., Choudhury, A., Maran, T. (2016). Martes foina. The IUCN Red List of Threatened Species 2016: e.T29672A45202514.

Ascensao, F., Grilo, C., LaPoint, S., Tracey, J., Clevenger, A., Santos-Reis, M. (2014). Inter-Individual Variability of Stone Marten Behavioral Responses to a Highway. Plos One, 9 (7): e103544.

Babiloni González, G. (1992). Informe provisional del seguimiento de la mortalidad de vertebrados en las carreteras de la provincia de Barcelona. Pp. 127-135.  Tomo I. I Jornadas para el Estudio y Prevención de la Mortalidad de Vertebrados en Carreteras. Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental. Madrid.

Barragán Fernández, B. (1992). Informe provisional del seguimiento de la mortalidad de vertebrados en las carreteras de Asturias. Septiembre 1.991. Pp. 101-109. Tomo I. I Jornadas para el Estudio y Prevención de la Mortalidad de Vertebrados en Carreteras. Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental. Madrid.

Barrull, J., Mate, I., Salicru, M., Palet, J., Casanovas, J. G., Gosálbez, J., Ruiz-Olmo, J. (2014). Differential response of a carnivore community to predator control: a spatio-temporal observational study. Italian Journal of Zoology, 81 (2): 271-279.

Blanco, J. C. (1998). Garduña. Pp. 300-307. En: Mamíferos de España. Volumen I. Editorial Planeta, Barcelona.

Blanco, J. C. (2007). Estado de conservación de los mamíferos de España. Pp. 66-70. En: Palomo, L. J., Gisbert, J., Blanco, J. C. (Eds.). Atlas y libro rojo de los mamíferos terrestres de España. Dirección General para la Biodiversidad – SECEM – SECEMU, Madrid. 586 pp.

Carvalho, F., Mira, A. (2011). Comparing annual vertebrate road kills over two time periods, 9 years apart: a case study in mediterranean farmland. European Journal of Wildlife Research, 57: 157-174.

Casanovas, J. G., Barrull, J., Mate, I., Zorrilla, J. M., Ruiz-Olmo, J., Gosálbez, J., Salicru, M. (2012). Shaping carnivore communities by predator control: competitor release revisited. Ecological Research, 27 (3): 603-614.

Cruz, J., Sarmento, P., White, P. C. L. (2015). Influence of exotic forest plantations on occupancy and co-occurrence patterns in a Mediterranean carnivore guild. Journal of Mammalogy, 96 (4): 854-865.

Fernández García, J. M. (1992). Informe provisional del seguimiento de la mortalidad de vertebrados en las carreteras de Álava. Septiembre 1991. Pp. 145-152.  Tomo II. I Jornadas para el Estudio y Prevención de la Mortalidad de Vertebrados en Carreteras. Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental. Madrid.

Fernández-López, J., Fandos, G., Cano, L. s., García, F. J., TellerÍa, J. L. (2014). Effect of wildlife refuges on small carnivores in a hunting area in Mediterranean habitat. Hystrix-Italian Journal of Mammalogy, 25 (1): 45-46.

Gilpin, M. E., Hanski, I. (1991). Metapopulation dynamics: empirical and theoretical investigations. Academic Press, London.

Gragera Díaz, F., Corbacho, M. A., de Avalos Schlegel, J. (1992). Informe provisional del seguimiento de la mortalidad de vertebrados en las carreteras de la provincia de Badajoz. Septiembre 1991. Pp. 136-144.  Tomo I. I Jornadas para el Estudio y Prevención de la Mortalidad de Vertebrados en Carreteras. Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental. Madrid.

Grilo, C., Ascensao, F., Santos-Reis, M., Bissonette, J. A. (2011). Do well-connected landscapes promote road-related mortality? European Journal of Wildlife Research, 57 (4): 707-716.

Grilo, C., Bissonette, J. A., Santos-Reis, M. (2009). Spatial-temporal patterns in Mediterranean carnivore road casualties: Consequences for migration. Biological Conservation, 142: 301-313.

Grilo, C., Sousa, J., Ascensao, F., Matos, H., Leitao, I., Pinheiro, P., Costa, M., Bernardo, J., Reto, D., Lourenco, R., Santos-Reis, M., Revilla, E. (2012). Individual Spatial Responses towards Roads: Implications for Mortality Risk. Plos One, 7 (9): e43811.

Herr, J., Schley, L., Roper, T. (2009a). Stone martens (Martes foina) and cars: investigation of a common human-wildlife conflict. European Journal of Wildlife Research, 55: 471-477.

Herr, J., Schley, L., Roper, T. (2009b) Socio-spatial organization of urban stone martens. Journal of Zoology, 277: 54-62

Jiménez, J., Nuñez-Arjona, J. C., Rueda, C., González, L. M., García-Domínguez, F., Muñoz-Igualada, J., López-Bao, J. V. (2017). Estimating carnivore community structures. Scientific Reports, 7: 41036.

Köller, O. (1931). Die Säugetiere der Pityusen (Spanien). Sitzb. Akad. Wiss. Wien, Math. Naturwiss. Kl., Abt. 1, 140: 57-65.

López Redondo, J. (1992). Informe provisional del seguimiento de la mortalidad de vertebrados en las carreteras de la provincia de Madrid. Septiembre 1991. Pp. 168-179.  Tomo II. I Jornadas para el Estudio y Prevención de la Mortalidad de Vertebrados en Carreteras. Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental. Madrid.

López Redondo, J., López Redondo, G. (1992). Aproximación a los primeros resultados globales provisionales del PMVC. Pp. 22-34.  Tomo I. I Jornadas para el Estudio y Prevención de la Mortalidad de Vertebrados en Carreteras. Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental. Madrid.

Lozano, J., Fuente, U., Atienza, J. C., Cabezas, S., Aransay, N., Hernáez, C., Virgós, E. (Coord.) (2016). Zonas Importantes para los Mamíferos (ZIM) de España. SECEM-Tundra Ediciones, Castellón. 780 pp.

Mangas, J. G., Carboles, M., Alcázar, L. H., Bellón, D. y Virgós, E. (2007). Aproximación al estudio de la ecología espacial de especies simpátricas: la garduña (Martes foina) y la gineta (Genetta genetta). Galemys, 19 (Número especial): 61-71.

Mangas, J. G., Lozano, J., Cabezas-Díaz, S., Virgós, E. (2008). The priority value of scrubland habitats for carnivore conservation in Mediterranean ecosystems. Biodiversity and Conservation, 17: 43-51.

Matos, H. M., Santos, M. J., Palomares, F., Santos-Reis, M. (2009). Does riparian habitat condition influence mammalian carnivore abundance in Mediterranean ecosystems? Biodiversity and Conservation, 18 (2): 373-386.

Pereira, P., da Silva, A. A., Alves, J., Matos, M., Fonseca, C. (2012). Coexistence of carnivores in a heterogeneous landscape: habitat selection and ecological niches. Ecological Research, 27 (4): 745-753.

Powell, R. A. (2001). Martens. Pp. 106-107. En: Macdonald, D. W. (Ed.). The new enciclopedia of Mammals. Oxford University Press, Oxford.

Reig, S. (2007). Martes foina Erxleben, 1777. Pp. 305-307. En: Palomo, L. J., Gisbert, J., Blanco, J. C. (Eds.). Atlas y Libro Rojo de los Mamíferos Terrestres de España. Dirección General de Biodiversidad-SECEM-SECEMU, Madrid.

Sánchez Clemot, J. F. (1992). Informe provisional del seguimiento de la mortalidad de vertebrados en las carreteras del área noroccidental de la provincia de Granada. Pp. 79-87.  Tomo I. I Jornadas para el Estudio y Prevención de la Mortalidad de Vertebrados en Carreteras. Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental. Madrid.

Santos, M. J., Matos, H. M., Palomares, F., Santos-Reis, M. (2011). Factors affecting mammalian carnivore use of riparian ecosystems in Mediterranean climates. Journal of Mammalogy, 92 (5): 1060-1069.

Santos, M. J., Rosalino, L. M., Matos, H. M., Santos-Reis, M. (2016b). Riparian ecosystem configuration influences mesocarnivores presence in Mediterranean landscapes. European Journal of Wildlife Research, 62 (3): 251-261.

Santos, M. J., Rosalino, L. M., Santos-Reis, M., Ustin, S. L. (2016a). Testing remotely-sensed predictors of meso-carnivore habitat use in Mediterranean ecosystems. Landscape Ecology, 31 (8): 1763-1780.

Santos, M. J., Santos-Reis, M. (2010). Stone marten (Martes foina) habitat in a Mediterranean ecosystem: effects of scale, sex, and interspecific interactions. European Journal of Wildlife Research, 56 (3): 275-286.

Santos-Reis, M., Santos, M. J., Lourenço, S., Marques, J. T., Pereira, I., Pinto, B. (2004). Relationships between stone martens, genets and cork oak woodlands in Portugal. Pp. 147 – 172. En: Harrison, D. J., Fuller, A. K., Proulx, G. (Eds.). Martens and Fishers (Martes) in Human-Altered Environments: An International Perspective. Kluwer Academic Publishers, Dordrecht.

Sarmento, P. B., Cruz, J., Eira, C., Fonseca, C. (2011). Modeling the occupancy of sympatric carnivorans in a Mediterranean ecosystem. European Journal of Wildlife Research, 57 (1): 119-131.

Serronha, A. M., Amaro Mateus, A. R., Eaton, F., Santos-Reis, M., Grilo, C. (2013). Towards effective culvert design: monitoring seasonal use and behavior by Mediterranean mesocarnivores. Environmental Monitoring and Assessment, 185 (8): 6235-6246.

Sobrino, R., Acevedo, P., Escudero, M. A., Marco, J., Gortazar, C. (2009). Carnivore population trends in Spanish agrosystems after the reduction in food availability due to rabbit decline by rabbit haemorrhagic disease and improved waste Management. European Journal of Wildlife Research, 55 (2): 161-165.

Tikhonov, A., Cavallini, P., Maran, T., Krantz, A., Herrero, J., Giannatos, G., Stubbe, M., Libois, R., Fernandes, M., Yonzon, Choudhury, Abramov, A., Wozencraft, C. (2008). Martes foina. En: 2008 IUCN Red List of Threatened Species. <www.iucnredlist.org>.

Torre, I., Ribas, A., Arrizabalaga, A. (2009). Estudio de la comunidad de carnívoros del P. N. del Montseny (Catalunya) mediante trampeo fotográfico. Galemys, 21: 165-180.

Vericad, J. R. (1970). Estudio faunístico y biológico de los mamíferos montaraces del Pirineo. Publicaciones del Centro Pirenaico de Biología Experimental, 4: 1-231.

Virgós, E. (2001). Relative value of riparian woodlands in landscapes with different forest cover for medium-sized Iberian carnivores. Biodiversity and Conservation, 10 (7): 1039-1049.

Virgós, E., Cabezas-Díaz, S., Mangas, J. G., Lozano, J. (2010). Spatial distribution models in a frugivorous carnivore, the stone marten (Martes foina): is the fleshy-fruit availability a useful predictor? Animal Biology, 60 (4): 423-436.

Virgós, E., Casanovas, J. G. (1998). Distribution patterns of the stone marten (Martes foina Erxleben, 1777) in Mediterranean mountains of central Spain. Z. Säugetierkunde, 63: 193-199.

Virgós, E., García, F. J. (2002). Patch occupancy by stone martens Martes foina in fragmented landscapes of central Spain: the role of fragmented size, isolation and habitat structure. Acta Oecologica, 23: 231 – 237.

Virgós, E., Recio, M. R., Cortés, Y. (2000). Stone marten (Martes foina Erxleben, 1777) use of different landscape types in the mountains of central Spain. Zeitschrift fur Saugetierkunde, 65 (6): 375-379.

Virgós, E., Tellería, J. L., Santos, T. (2002). A comparison on the response to forest fragmentation by medium-sized Iberian carnivores in central Spain. Biodiversity and Conservation, 11 (6): 1063-1079.

Zabala, J., Zuberogoitia, I., Martínez-Climent, J. A. (2009). Testing for niche segregation between two abundant carnivores using presence-only data. Folia Zoologica, 58 (4): 385-395.

 

 

 

Julián G. Mangas
Área de Biodiversidad y Conservación. Dpto. Biología y Geología. ESCET
Universidad Rey Juan Carlos. C/ Tulipán s/n. 28933 Móstoles, Madrid

Fecha de publicación: 21-12-2009

Otras contribuciones: 1. Alfredo Salvador. 3-02-2015; 2. Alfredo Salvador. 15-06-2017

Mangas, J. G. (2017). Garduña  – Martes foina. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Barja, I. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/

 

 

.